domingo, 26 de enero de 2014

"Voy a crear una Red Social en mi empresa"

Crear una Red Social parece ser un propósito general de todo Departamentos de Marketing o Comunicación. Les deseo la mejor de las suertes aunque también siempre les recomiendo que se lo piensen bien hasta tener claros los objetivos que persiguen y los riesgos que deberán que asumir..

Hay dos razones principales para ser precavido. La primera está relacionada con el mismo concepto de la Red Social; muchas veces no entendemos realmente su naturaleza. La segunda tiene que ver con el volumen.

LA NATURALEZA DE LAS REDES SOCIALES

Facebook no es una red social, es una plataforma que soporta millones de ellas. Pone a disposición de sus clientes una serie de herramientas para permitirles establecer sus propias redes. Y no hay dos iguales, cada persona crea las suyas con completa libertad. Se conectan así, de manera espontánea, amigos, familiares, antiguos alumnos, fiesteros o grupos de profesionales.

En la creación de esas miles de millones de redes no ha intervenido empresa alguna ni ha sido necesaria la presencia de los famosos animadores: los Community Managers. Han surgido de la nada para cubrir una necesidad de comunicación.

Crear redes sociales en una empresa es realmente sencillo. Basta con instalar o contratar una plataforma que te permita hacerte seguidor de una persona (caracterizado como jefe, colaborador, compañero de trabajo, etc.), publicar cualquier cosa y valorar las aportaciones de otros. Hasta aquí todo bien, ¿pero cuál será el papel de la empresa una vez queda instalada la plataforma?. ¿Debe luchar contra el libre albedrío para controlar la evolución de las redes sociales de cada empleado o el contenido de cada publicación?.
Se puede argumentar que el Departamento de Recursos Humanos desea crear su propia red social para permitir a los colaboradores realizar un seguimiento de su actividad, acceder a las diferentes políticas o, incuso, aportar ideas. Es un deseo honesto pero lo que buscan , en realidad, es establecer una Comunidad Virtual, un concepto muy diferente de la Red Social.

Ahora sí necesitarán controlar la actividad, fomentar la participación y demás actividades propias de un Community Manager. Pero se van a encontrar con otro problema: el volumen.

EL VOLUMEN

Tampoco auguro un gran futuro a la creación de Comunidades Virtuales en el seno de organización excepto si son realmente específicas.

Es una cuestión de volumen y las empresas normales no lo tienen. Si sois menos de cien, sois un pueblo (sin ofender) y el boca a boca será incluso más efectivo. Si sois más, digamos 2000, quizás 100 de estas personas se apunten a un foro y quizás 5 o 10 de ellas participen de forma activa. Es más que nada pero no suficiente.

Con esto no quiero decir que no debamos dedicar esfuerzos a fomentar las Comunidades Virtuales en una organización, pero tenemos que ser comedidos en cuanto a los objetivos que perseguimos.

Google+ tenía 400 millones de usuarios en Septiembre de 2012 y 500 millones tres meses después (más...). Sólo entonces se decidió a crear una plataforma para soportar Comunidades Virtuales.

Con este volumen, basta con que uno de cada diez mil usuarios participe de forma activa para tener a 500.000 internautas publicando como locos. ¿Cuál puede ser el ratio de participación en tu empresa?, haz la cuenta.

Por cierto, ¿alguien conoce una buena comunidad dedicada a la calidad en Google+?. Tantos millones de personas y yo no soy capaz de encontrarla.

E, insisto, no es que no haya que ofrecer oportunidades de colaboración o comunicación en la empresa, pero hay que plantearlas en su contexto. Si tengo una duda sobre una tecnología puedo recurrir a un foro en mi empresa; son gente experta, dispuesta a ayudarme (serán sólo dos o tres valientes, pero comprometidos). Pero también puedo ir a Internet donde podré, quizás, tener el soporte de 10.000 expertos. De ellos, sólo un mínimo porcentaje se va a preocupar por mí, pero quizás sean 100 personas.

¿Cuál ha sido vuestra experiencia?, ¿se han mantenido las comunidades o redes sociales en el tiempo?, ¿qué opináis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada