jueves, 23 de marzo de 2017

Los nuevos super-poderes ...


De la segunda parte de Alien quedó en mis recuerdos el exoesqueleto que utilizaba Sigourney Weaver para terminar con la reina de los alienígenas. Mostraba cómo las máquinas serían algún día capaces de potenciar nuestra habilidades para convertirnos en super-hombres.

Y ese momento ha llegado. Os dejo unos vídeos que demuestran cómo las nuevas tecnologías pueden otorgarnos nuevas habilidades. Quizás no sean tan grandilocuentes como las propuestas por dibujantes de comics y escritores de ciencia ficción (por decir algo) pero sí son bastante espectaculares y divertidas.

La super-puntería está ya al alcance de tu mano. Es sencillo, tiras el dardo y siempre das en el centro de la diana


lunes, 20 de marzo de 2017

I'm sorry, your children do not need to learn English


[Disclaimer: This is an automatic translation done by Google Translator from an article in Spanish just done to demonstrate some topics]

Without being my first language, I spent half my life working in English. We could say that I manage quite well, and yet the lack of absolute mastery of this language has greatly damaged me in many occasions.

I remember with some bitterness the intense technical discussions that I had with Scott a few years ago to define the architecture of a system of management of competences. It was not that I was always right, but from time to time my arguments succeeded in imposing their too academic view of the problems we faced in the research group. Or they should have done so because the man, feeling cornered, lowered his voice, increased the cadence of his words and went to the "Shakespeare" mode to begin to rebut my arguments in a language that I was almost incomprehensible. So, after half an hour without understanding half the terms he used and having to urge him to repeat his speech continuously, in the end I ended up yielding and his arguments prevailing.

By this I only want to emphasize that I recognize the tremendous importance that English has in the present times and justify the enormous efforts that all the parents make so that our children acquire a good command of this language.

However, I fear that such efforts will have been in vain because, in just a few years, automatic and simultaneous translation between any two languages ​​will become a reality thanks to the new techniques of Artificial Intelligence.

Lo siento, tus hijos no necesitan aprender inglés

Sin ser mi lengua materna, me he pasado media vida trabajando en inglés. Podríamos decir que me manejo bastante bien y, sin embargo, la falta de un dominio absoluto de este idioma me ha perjudicado notablemente en no pocas ocasiones.

Recuerdo con cierto amargor las intensas discusiones técnicas que mantuve hace unos años con un tal Scott para definir la arquitectura de un sistema de gestión de competencias. No es que yo tuviera siempre razón pero, de vez en cuando, mis argumentos conseguían imponerse a su visión, demasiado académica, de los problemas que nos planteábamos en el grupo de investigación. O deberían haberlo hecho porque el hombre, al sentirse acorralado, bajaba el tono de voz, aumentaba la cadencia de sus palabras y pasaba al modo "Shakespeare" para comenzar a rebatir mis argumentos en una idioma que me resultaba casi incomprensible. Así, tras media hora sin entender la mitad de los términos que empleaba y tener que instarle a repetir continuamente su discurso, al final yo acababa cediendo y sus argumentos imponiéndose.

Con esto sólo quiero recalcar que reconozco la tremenda importancia que tiene el inglés en los tiempos actuales y justifico los enormes esfuerzos que todos los padres hacemos para que nuestros hijos adquieran un buen dominio de esta lengua.

Sin embargo, me temo que tales esfuerzos habrán sido en vano porque, en apenas unos años, la traducción automática y simultánea entre dos idiomas cualquiera será una realidad gracias a las nuevas técnicas de Inteligencia Artificial.

viernes, 2 de septiembre de 2016

¿Cómo evolucionará la Realidad Virtual en 2017?

El próximo 13 de Octubre marcará un hito en la expansión de la Realidad Virtual entre el gran público. Ése día Sony lanzará sus gafas de Realidad Virtual para la Play Station 4 y este hecho probablemente lo cambie todo.

Desde hace tiempo están disponibles diversas gafas de Realidad Virtual, pero los productos más avanzados, como las Oculus Rift o las HTC Vive, requieren de ordenadores de gama alta cuyo coste no está al alcance de todos los bolsillos (o de casi ninguno) y los más asequibles, como las Sansung Gear VR o las Cardboard para Android, se quedan cortos en prestaciones.

Sin embargo, las nuevas gafas de Sony son compatibles con el inmenso parque de consolas instalado por todo el mundo y su precio de lanzamiento, cerca de los 400€, está al alcance de la mayoría de "gamers", acostumbrados a pagar 60 o 70 euros cada vez que aparece un juego puntero. En consecuencia, tras las Navidades, comenzará a ser bastante habitual ver a la gente conectada a la realidad virtual en el salón de su casa.

Como decía, un gran hito para la Realidad Virtual, pero sólo el principio de una revolución en ciernes.

Tras invertir decenas de miles de millones de euros para conquistar un mercado que, se estima, rondará los 70.000 millones de euros en 2020 (una estimación bastante conservadora en mi opinión), empresas como Facebook, Google, Microsoft, HTC, Valve o Intel (supongo que Apple también pero, ya sabéis, es secreto) nos muestran ahora algunos prodigios tecnológicos. Sin embargo, es fácil intuir que sólo estamos contemplando la punta de un grandísimo iceberg.

Saber cuáles son sus planes para el próximo lustro es complicado, pero sí tenemos ya una visión bastante clara de lo que sucederá en 2017.