viernes, 24 de julio de 2015

Síntéctica, Analogía, Drones, Impresoras 3D y la Armada Británica

El término griego "sin" significa "juntos" y de él surgen palabras tan sugerentes como la simpatía (sin+pathos=sentir juntos), la sinfonía (sin+phono=sonar juntos), la sinopsis (sin+opsis=ver juntos), la sintaxis (sin+taxis=ordenar juntos), la síntesis (sin+thesis=poner juntos) o la sinergía (sin+ergon=trabajar juntos).

Por su parte "etkos" significar "fuera" o "estar fuera de" y de él derivan palabras algo más tenebrosas como el ectoplasma o el ectodermo (la capa más externa de la piel).

En la década de los 60, Willian Gordon asoció estas dos palabras griegas, sin (juntar) y ecto (estar fuera),  aparentemente antagónicas para recalcar la relevancia de "poner juntas las cosas diferentes" en el proceso creativo.

Nació así  la Sinéctica,  una teoría que, a partir del estudio del proceso y los mecanismos psicológicos de la actividad creadora, propone un método (un procedimiento estructurado y repetible) capaz de aumentar las probabilidades de éxito de las personas en la solución de problemas.

Tan atractivas como el término son algunas de las propuestas de la sinéctica. Esta teoría sugiere que las personas se vuelven más creativas cuando comprenden los procesos psicológicos subyacentes, que el componente emocional es más importante que el racional cuando hablamos de creatividad y que, en consecuencia, los componentes emocionales e irracionales deben ser comprendidos y explotados para aumentar las posibilidades de éxito en la generación de ideas inéditas para solucionar problemas.

En este contexto, la analogía cobra especial importancia como técnica para fomentar la creatividad.

Por ejemplo, se puede utilizar la Analogía Personal para crear una conexión entre la persona y un objeto o situación  (¿Qué ocurriría si yo fuera un ...?), la Analogía Directa para establecer relaciones y realizar comparaciones entre objetos, hechos o conocimientos que poseen algún grado de semejanza (si un avión planea por un gas y un barco navega por un líquido, ¿podemos poner alas a un barco?)  o la Analogía Simbólica a través de la cuál se relaciona un problema un conjunto de términos básicos buscando así determinar su esencia y experimentar con los significados descubiertos (avión, alas, motores, hélice, volar,  pájaro, flotar, pez, pez volador, barco con alas)

LA SINÉCTICA EN LA ARMADA BRITÁNICA

Hace unos días, la Royal Army, ha realizado un experimento para comprobar si es posible ensamblar en un fragata un dron de bajo coste a partir de piezas plásticas creadas por una impresora 3D (más información).

Aunque los diferentes componentes han sido impresos en tierra, los planes de la armada británica pasan por poder imprimir en el mar estas piezas para ensamblar, casi en tiempo real, drones de diferentes características en función de las circunstancia a las que se enfrente la embarcación.

Las fragatas podrán así disponer de un conjunto casi ilimitado de drones que serían construidos para emprender diferentes misiones: salvamento, vigilancia, espionaje o combate.

Sinceramente, desconozco si las técnicas propuestas por la sinéctica han guiado a los ingenieros británicos en la concepción de esta idea, pero el hecho es que han utilizado la analogía para dar un paso más en una guerra imaginada hace tiempo por la ciencia ficción,

No han sido los primeros. Las impresoras 3D capaces de imprimir alimentos son otro buen exponente del potencial de la analogía en el proceso creativo y otra de esas ideas propuestas por la ciencia ficción (recordad el Replicator de Star Treck) que cada vez están más cerca de verse hechas realidad (más información...).


También puede interesarte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada