lunes, 24 de marzo de 2014

Telepatía Electrónica: ¿será posible crear la Internet de los Pensamientos?

UN POCO DE HISTORIA

Llevo años leyendo sobre la posibilidad de controlar ordenadores con la mente. No es de extrañar, en 1970 la Universidad de Ucla comenzó la investigación en una disciplina conocida ahora como BCI (Brain Computer Interfaz). El objetivo era (y sigue siendo) ayudar a gente con discapacidad severa a interactuar con un ordenador y, a través de él, con el mundo.

Ya en los 90, los experimentos continuaron con animales principalmente, al requerir la mayoría de ellos implantar electrodos en las cabezas de esos involuntarios voluntarios. Vimos así a un mono controlar el puntero de un ordenador con la mente y, más recientemente (2008 Universidad de Pittsburgh), controlar un brazo robótico.

En 1999, el equipo liderado por Yang Dan de la Universidad de California, registró las señales emitidas por el cerebro de unos gatos mientras veían una serie de películas de corta duración. Lo más sorprendente es que, tras procesar la información capturada, fueron capaces de mostrar algunas escenas y objetos en movimiento.

Mucho más recientemente, la FDA ha autorizado el uso del primer brazo robótico controlado por la mente (más información...) bautizado como Luke (si lo estáis pensando, efectivamente, es en honor de Luke Skywalker, el protagonista de la Guerra de las Galaxias).

Ya en 2014, la empresa Not Impossible ha presentado BrainWriter, un producto comercial de bajo coste para ayudar a comunicarse a las personas con parálisis que les permite mover el ratón con los ojos (reconocimiento ocular) y seleccionar áreas de la pantalla con sólo pensar en ello. Para ello analizan las ondas cerebrales EEG (ver más adelante).

Espectacular, también, ha sido la presentación de un exoesqueleto controlado por la mente que ha permitido a una persona con parálisis realizar el saque de honor en el reciente (y funesto) mundial de fútbol de Brasil

No es el objeto de este artículo entrar en detalle de estos y otros muchos productos y experimentos asombrosos pero os dejo una entrada excelente sobre este tema en Wikipedia

MECANISMOS PARA "LEER" EL PENSAMIENTO

Existen diferentes técnicas para registrar la actividad cerebral. Todas ellas capturan las señales bioeléctricas emitidas por el organismo mediante inocuos electrodos o agresivos implantes:
  • EMG (electromiografía): trata sobre el registro de las señales eléctricas emitidas por los músculos cuando se disponen a realizar algún movimiento. Lo más interesante es que se detecta la intención de movimiento aunque luego éste no se produzca, una gran ayuda para permitir a pacientes con mutilaciones controlar prótesis robóticas
  • EOG (electrooculografía): esta técnica
    obtiene una apreciación directa del movimiento ocular a través de las corrientes eléctricas que rodean el ojo. Basta colocar 5 electrodos para medir estos potenciales y poder determinar, con una precisión aceptable, la dirección de la mirada respecto de la cabeza. De nuevo existe un gran potencial para ayudar a personas con falta de movilidad extrema aunque existen otras aplicaciones incluyendo el control de vídeos-juegos, por poner un sólo ejemplo.
  • EEG (electroencelografía): se basa en el registro de la actividad eléctrica cerebral mediante electrodos situados en el cuero cabelludo. Es, de las tres, la más general y con mayor potencial aunque, también, la que requiere algoritmos más complejos para el análisis de la información registrada.
Cualquiera de estas técnicas se beneficiará del incremento exponencial en la precisión de los mapas del cerebro que se está produciendo impulsado por el Human Brain Project. Esta mejora permitirá utilizar sensores más pequeños y mejor enfocados en las áreas de interés para determinar actividades cerebrales específicas (consultar "Mapas Cerebrales" del MIT Technical Review).

TRANSMITIR EL PENSAMIENTO

Centrándonos en EEG, podemos imaginarnos a una persona con la cabeza salpicada de electrodos, completamente concentrada en un mínimo conjunto de palabras: ARRIBA, ABAJO, DERECHA, IZQUIERDA y PULSAR. Las señales eléctricas emitidas por el cerebro pueden ser decodificadas por un ordenador para extraer de ellas estos cinco pensamientos monolíticos. Conseguido este primer objetivo, es posible mover el puntero de un ordenador para, por ejemplo, ir señalando algunas letras. Acabamos de convertir al cerebro en un ratón (el periférico del ordenador, no el de campo). 

Os dejo aquí un vídeo que demuestra esta posibilidad. Podéis comprobar que el proceso es lento y requiere de extrema concentración, pero es ya factible:



Supongamos que, en vez de letras, podamos elegir palabras completas y que entre ellas aparecen COMER y QUESO (por eso del ratón). ¿Qué nos impide transmitir esta selección por Internet y hacer que aparezcan en la pantalla de otro ordenador situado a cinco mil kilómetros de distancia?. El receptor de este primer pensamiento básico podría disponer de un sistema similar y señalar con su mente las palabras BUSCAR y NEVERA que volverían de vuelta al emisor original.

Si lo pensáis fríamente, acabamos de asistir a la transmisión efectiva y bidireccional del pensamiento entre dos personas: un acto de telepatía. Quizás no se nos muestre tal y cómo siempre la hemos anhelado, pero es telepatía al fin y al cabo. Y, por una vez, no tenemos que recurrir al tópico de "será posible dentro de viente años", ya lo es ahora mismo.

No es un proceso ágil. Llevar la cabeza copada por cables y electrodos es incómodo; comunicarse moviendo con torpeza un puntero para ir seleccionando letras, un proceso demasiado lento; seleccionar sólo algunas palabras completas demasiado limitado.

Sin embargo, una nueva generación de experimentadores está logrando identificar palabras haciendo que una persona se imagine diciéndolas ("unspoked language").  En un estudio realizado por la Universidad de Karlsruhe se ha conseguido un acierto del 45% reconociendo palabras completas a partir de las señales EEG. Los voluntarios debían pensar en una de cinco palabras posibles; no es mucho, pero es sólo el principio (más información...).

Tendremos que esperar 5, 10 o 20 años para ver aparecer una tecnología capaz de captar de forma instantánea cualquier palabra que pensemos. Pero todo llegará, los cimientos ya están puestos.

LA INTERNET DE LOS PENSAMIENTOS

Cuando ese momento llegue (que llegará siguiendo las líneas de investigación actuales o, más probablemente, otras que aún ni podemos imaginar), se podrá transmitir cualquier mensaje a cualquier lugar del mundo de forma instantánea con sólo pensar en él. Esa transmisión pasará por Internet y, por tanto, nos convertiremos en un nodo más de esa Internet de las Cosas que ahora se está gestando y que se transformará en lo que podríamos denominar la Internet de los Pensamientos.

Cada cerebro de la Humanidad tendrá así una dirección IP (perdonad la broma) y será una fuente más de la información que fluye por la red. Podremos comunicarnos con cualquier persona de forma instantánea y también controlar cualquiera de los dispositivos electrónicos que nos rodeen. Quizás las tendencias de Twiter se obtengan directamente de la transmisión de estos pensamientos y nos indiquen cada día en qué está pensandomayoritariamente la Humanidad. Quizás estaremos saturados con tanto pensamiento pululando por ahí y necesitemos un muro donde puedan ser registrados y expuestos para su posterior consulta convirtiendo Facebook en Mindbook o algo así.

LUCES Y SOMBRAS

Las aplicaciones potenciales son inimaginables. Será factible crear espacios virtuales en donde millones de personas puedan pensar colectiva y simultáneamente en la resolución de algún problema complejo, elegir al candidato más adecuado para presidir el ayuntamiento o apoyar con sus pensamientos a una persona que se encontrase en dificultades.

También hay una zona de claros y oscuros. Quizás andemos divagando mientras damos un paseo y comencemos a recibir publicidad sobre gafas de sol, zapatillas para senderismo o sobre un concierto de música clásica que está a punto de celebrarse en un parque cercano. La información puede resultar útil pero también agobiante. No hablemos ya de lo que se puede plantear en nombre de la seguridad nacional.

Y hay sombras aún más pronunciadas, tanto como queramos imaginar. Los que ya conozcáis este blog sabréis que huyo de los mensajes apocalípticos, más cuando hablamos de tecnología. Por eso he omitido de forma deliberada la posibilidad de que la tecnología pueda implantar pensamientos en el cerebro. Pero ya se están haciendo experimentos con animales. Todos nosotros, y sobre todo algunos experimentadores, estamos incluidos en esa categoría.

Mejor no pensar en ello, ¿verdad?

UNA NOTA DE ÚLTIMA HORA

Pues bien, me temo que tendremos que empezar a pensar en el tema. Unos meses después de publicar la la primera versión de este artículo, un grupo de científicos ha logrado dar un paso más en la telepatía al "inyectar" pensamientos en el receptor del mensaje (más información...).

Para lograr tal hazaña emplean la Excitación Magnética Transcraneal (TMS, de sus siglas en inglés). Aún no es posible transmitir con esta técnica textos o imágenes pero sí provocar la aparición de unos puntos brillantes (conocidos como fosfenos) que destellan y se mueven delante de los ojos del receptor quién, con un conocimiento previo,  puede interpretarlos y decodificar así el significado del mensaje recibido.

También puede interesarte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada