miércoles, 10 de diciembre de 2014

Nuevas Tecnologías de uso contidiano que nos ayudarán a salvar el planeta

Más tarde o más temprano tendremos que recurrir a nuevas fuentes de energía. Algunas serán renovables y otras no, pero combinadas transformarán el mundo. Y será más bien temprano pues las energías alternativas comienzan ya a competir en precio con los combustibles fósiles.

Como revela un estudio encargado por la ciudad de Sidney a Bloomberg New Energy Finance (más información) actualmente es ya más rentable en Australia construir y explotar un parque eólico que una planta de gas o carbón.

Mientras se produce este cambio, otras tecnologías, más modestas y de uso cotidiano, nos permitirán paliar en cierta medida el perjuicio que estamos causando al medio ambiente.

BATERÍAS SUPER-EFICIENTES

El grafeno es conocido como el "material de dios" debido a sus increíbles propiedades. Es super-conductor, ligero (200 veces más que el acero), extremadamente resistente, barato de producir y respetuoso con el medio ambiente (al final y al cabo es una molécula de carbono con los seis átomos dispuestos en una configuración hexagonal).

De múltiples aplicaciones, destaca su capacidad para actuar como un capacitador ultra-rápido. Puede, por tanto, recoger energía de forma mucho más eficiente que cualquier otro compuesto conocido lo que le convierte en el mejor candidato para formar la nueva generación de baterías eléctricas (más información...).

Recientemente, la empresa española Grabat Energy en colaboración con la Universidad de Córdoba ha creado un polímero de grafeno con el que se pueden crear baterías eléctricas tres veces más potentes que las de ion-litio, dos veces más longevas, dos veces más ligeras y con un coste de producción 77% menor. Además, se cargan hasta ocho veces más rápido y el material no es contaminante. En definitiva, la panacea de los fabricantes de automóviles (más información...)

En unos pocos años, los vehículos eléctricos aprovecharán esta nueva tecnológica para lograr una autonomía de 1000 kilómetros, un tiempo de carga inferior a los 8 minutos y un coste sensiblemente inferior al actual. Cuando esto ocurra, veremos desparecer una tras otra los entrañables surtidores de las gasolineras y el mundo podrá respirar un poco mejor.

He querido centrarme en los automóviles pues son los responsables de una buena parte de la contaminación que nos atosiga en las ciudades. Pero el grafeno también nos permitirá recargar nuestros dispositivos móviles una vez a la semana y paliará el impacto medioambiental de las miles de millones de baterías agotadas que nos vemos obligados a reciclar (es un decir) año tras año.

Y, hablando de este enorme despilfarro, Investigadores de IBM están intentando aprovechar los últimos estertores de esas miradas de baterías de ion-litio desechadas todos los años. En este caso, se trata de los 50 millones de baterías exprimidas por los portátiles estadounidenses. Los estudios realizados demuestran que el 70% de ellas aún almacenan la energía suficiente para alimentar una luz LED cuatro horas al día durante todo un año. Podrían así combinarse paneles solares, LEDs y baterías recargables para iluminar las viviendas en las regiones menos favorecidos (más información...).

Y para terminar con este tema de las baterías, comentar un nuevo invento chino. Las baterías desechables para teléfonos móviles. Son cápsulas de cartón así que no perjudican al medioambiente y pueden conectarse al móvil (por el momento sólo de Apple) en situaciones de emergencia para alargar la vida de la batería durante 2, 4 o 6 horas. Por el momento, sólo se ha presentado un prototipo pero todo parece indicar que pronto estarán en el mercado (más información...)

PAREDES QUE ENFRÍAN

Durante décadas se ha intentado explotar el efecto conocido como la radiación pasiva para enfriar los edificios (passive radiative cooling). Sin embargo, los materiales que mejor irradiaban calor tenían la mala costumbre de absorber una buena cantidad de luz solar. En consecuencia, conseguían enfriar las viviendas durante la noche pero no durante el día.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Standford han conseguido desarrollar un nuevo material capaz de irradiar calor y reflejar la luz solar. Lo hace además a una frecuencia de entre 8 13 micrómetros lo que permite a la radiación emitida atravesar la atmósfera y escapar al espacio. Pueden así fabricar ventanas capaces de liberar el calor del interior de la vivienda y reflejar un 99% de la luz solar. De la misma forma, un tejado cubierto con apenas dos micras de estos nuevos materiales podría evitar la necesidad de conectar el aire acondicionado reduciendo la temperatura en el interior (más información...).

En la misma línea, estudiantes de Instituto de Arquitectura de Cataluña han creado un material que han bautizado como hidrocerámica, una combinación de hidrogel, cerámica y tela. El material es capaz de absorber humedad (hasta 500 veces su volumen) y de liberarla cuando la temperatura en el exterior aumenta. Las paredes comienzan así a sudar en el exterior enfriando el aire del interior entre 5 y 6 grados. Es, y perdonadme, el efecto botijo (más información...)

Yendo un poco más lejos, también debemos mencionar la algatectura, es decir, edificios que incorporan cubiertas de algas para regular la luz y temperatura en el interior. Aún se están investigando las posibilidades por lo que su aplicación tardará en llegar, pero merece la pena echarle un vistazo a esta nueva arquitectura bio-digital (más información...)

REFRIGERADORES MAGNÉTICOS

Los refrigeradores convencionales comprimen y expanden un gas para emitir calor hacia el exterior y enfriar el interior empleado energía eléctrica. Sin embargo, también es posible calentar materiales empleando campos electromagnéticos, energía que puede transportarse y emitirse al exterior para provocar un enfriamiento mediante (inversión termodinámica) (más información...)

Entre las ventajas de esta tecnología destaca un menor consumo energético (una tercera parte) y el silencio al prescindir de los molestos compresores.

La tecnología no es nueva. Se ha empleado en los laboratorios desde comienzos del siglo pasado y ya en 2006 investigadores daneses presentaron el primer refrigerador magnético que no necesita electricidad (más información...). Mucho más recientemente, Efficord, una empresa cordobesa, ha presentado el primer prototipo de refrigerador para uso comercial y profesional y esperan sacar el producto al mercado en 2 o 3 años (más información...)

REDUCIR LAS EMISIONES DE CO2

Hasta ahora, las tecnologías presentadas pueden ayudar a paliar el daño que estamos causando al medio ambiente de forma directa evitando la generación de dañinos residuos o reduciendo el consumo eléctrico, Sin embargo, hay otras que también contribuirán en esta cruzada aunque lo harán de forma más indirecta controlando o reduciendo las emisiones de CO2 consecuencia directa de nuestra actividad diaria.

SENSORES Y WEARABLES

En los próximos años, cientos o miles de dispositivos electrónicos inundarán el mercado ofreciendo las más variopintas aplicaciones. La mayoría se conectarán a nuestros dispositivos móviles aunque también lo harán entre ellos para crear esa Internet de la Cosas de las que ya se lleva un tiempo hablando. Gafas y relojes han sido los primeros y, aunque no han alcanzado el éxito esperado, nadie duda que han venido para quedarse. Al menos así lo sugieren las enormes inversiones de los grandes actores tecnológicos y el auge de los wereables orientados a controlar las actividades deportivas.

Una de las aplicaciones más interesantes de estos dispositivos estriba en su uso como sensores para tomar diferentes mediciones relacionadas con el medio-ambiente. Para finales de este año ya está previsto el lanzamiento de algunos productos capaces de medir la calidad del aire y la concentración en él de diferentes sustancias químicas nocivas.

Por el momento son caros (entre 50 y 100 euros) y demasiado grandes, pero no tardarán en abaratarse y reducir su tamaño. Cuando esto ocurra podrían incorporarse al, cada vez más extenso, conjunto de sensores de nuestro teléfono móvil. Agregando la información proporcionada por miriadas de estos dispositivos será posible crear mapas extremadamente detallados de la situación medioambiental en las grandes ciudades o, incluso, en todo un continente.

Y no estamos demasiado lejos de alcanzar tal objetivo. La medición mediante sensores de diferentes parámetros relacionados con el medioambiente está ya en la agenda de todas las "smart cities". Crear mapas en tiempo real de la contaminación sonora en una gran ciudad está ya al alcance de la mano pues todos los dispositivos móviles incorporan micrófonos. También es posible adquirir por un módico precio wereables capaces de medir la temperatura o la humedad del aire. Pronto también podrán detectar la presencia de agentes contaminantes o el nivel de exposición a los nocivos rayos ultravioleta.

Entre estos nuevos dispositivos podemos destacar TZOAAirBeam, PEM, Air Quality Egg, ChemiSense, WEPO o Clariy. La mayoría ofrecen la posibilidad de registrar en la red la información medioambiental capturada por los sensores y dan acceso a mapas geográficos que muestran la situación en tiempo real.

Merece la pena mencionar la iniciativa AirCasting, una plataforma Open Source que ofrece este tipo de mapas a partir de la información capturada por una gran variedad de dispositivos móviles. Si te interesa participar, puedes hacerlo con tu móvil Android instalándote esta App gratuita. Por el momento, sólo podrás informar sobre la contaminación acústica a través del micrófono de tu móvil, pero es un primer paso.

En la misma línea está el observatorio del aire de la Unión Europea, un servicio que permitirá conocer la calidad del aire en las diferentes regiones a partir de la información proporcionada por las ciudades y los smartphones de los europeos.

Frente a esta forma de participación ciudadana activa, ciudades como Chicago ya están instalando un alumbrado que incorpora sensores para controlar la polución y el tránsito de personas por determinadas áreas.

También hay otros dispositivos capaces de medir de forma continua la calidad del aire en el interior del hogar como la WebCam Whithings Home, los sensores de Canary o las estaciones meteorológicas de NetAtmo. Incluso se están diseñando nuevas prendas que serán capaces de purificar el aire en nuestro entorno como BBSuit 2.0 o paraguas capaces de medir el nivel de contaminación como el Sensing Umbrella.

TELE-PRESENCIA HOLOGRÁFICA

En mi actual empresa, el 17% de las personas que reciben formación lo hacen utilizando herramientas de tele-asistencia. Es, además, posible tele-trabajar uno o varios días a la semana conectándose a través de una red privada virtual y disponemos de diferentes sistemas de comunicación y trabajo en grupo (audio y vídeo conferencia multipunto, compartición de aplicaciones, etc.) para mantener reuniones a distancia. Por mi parte, yo no necesito un ordenador concreto para trabajar, toda la información y documentos importantes están en los gestores documentales de la compañía (los profesionales) o en la nube (los personales) así que puedo trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Ya sabéis por la mañana, por la tarde, por la noche, los fines de semana y las fiestas de guardar. En fin, las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías...

Todas estas posibilidades deberían permitirnos disminuir los desplazamientos, aumentar la productividad y reducir el impacto medioambiental de nuestra actividad. Y, sin embargo, en mi empresa aún vamos a la oficina a trabajar, nos reunimos en las decenas de salas que inundan las diferentes sedes y, en muchos casos, preferimos asistir a las sesiones formativas en vez de participar a distancia. El motivo es claro: los sistemas de tele-presencia aún no son lo suficientemente avanzados, no ofrecen una experiencia de usuario totalmente satisfactoria, aún necesitamos estar enfrente de nuestros interlocutores.

Sin embargo, recientemente se han combinado los sistemas de tele-presencia más avanzados con la tecnología de proyección holográfica sobre pantalla transparentes para ofrecer una experiencia única. En la imagen aparecen las tres personas que participaron en la presentación oficial de esta tecnología desarrollada por CISCO y MUSION. No todos estaban presentes en el salón de actos.¿Sabéis quiénes? (si queréis ver la presentación completa, otros vídeos alucinantes y saber más sobre esta tecnología, podéis consultar este artículo)

Por el momento, disponer de este tipo de herramientas está al alcance de muy pocos bolsillos (por no decir de ninguno) pero es una tecnología que, poco a poco, irá introduciéndose en nuestras vidas. Cuando lo haga, el número de desplazamientos en el mundo de los negocios se reducirá drásticamente lo que aliviará la carga que sufre el planeta.

REALIDAD VIRTUAL Y AUMENTADA

En la misma línea podemos mencionar los avances que se están produciendo en la Realidad Virtual gracias a dispositivos como Oculus Rift (más información...) o en la Realidad Aumentada, últimamente tan popular gracias a las (fracasadas?) Google Glass.

Mediante estas tecnologías es posible realizar tareas de forma remota incluso aunque requieran de una precisión extrema. Ya en 2013, en la Universidad de Alabama se realizó una operación quirúrgica a distancia en la que el cirujano, portando unas Googles Glass, era asesorado por un experto conectado desde Atlanta para reparar el maltrecho hombro del paciente. Otros 500 traumatismos presenciaron la operación pues fue retransmitida por Internet (más información...)

Si esta operación ha sido posible, pensemos en cómo esta tecnología podría ayudar a los técnicos de mantenimiento, a los vendedores de viviendas o a los doctores evitando que los pacientes deban desplazarse para ser diagnosticados.

De nuevo, la combinación de varias tecnologías permite trabajar a distancia ahorrando costes y reduciendo el consumo energético.

ROBÓTICA

Según Bill Gates, en los próximos 20 años millones de personas perderán su empleo y serán sustituidos por robots que, afortunadamente o no, serán mucho más eficientes. Dependientes, recepcionistas, conductores, mensajeros, porteros, albañiles, reponedores, asistentes, camareros están en el punto de mira de estos infames ingenios electrónicos.

Sin embargo, al igual que ocurrió en el pasado con la irrupción de los ordenadores, se crearán nuevos puestos de trabajo con un mayor componente intelectual (¿sabes cuáles serán las profesiones más demandadas dentro de 10 años?).

Sin querer entrar en este debate, esta potencial invasión de robots beneficiará al medioambiente aunque sea de forma más sutil. Un robot no va ni viene al trabajo, siempre está allí. Puede trabajar a oscuras, no necesita descansar ni conectarse a Internet para pasar las horas muertas, le basta con desconectarse. En definitiva, un robot realiza su trabajo de forma mucho más eficiente desde un punto de vista energético.

No quiero siquiera insinuar que los robots trabajarán y nosotros nos dedicaremos a vivir la vida. Simplemente su presencia nos permitirá acceder a trabajos que requieran una mayor cualificación, una menor presencia física y, en consecuencia, un menor consumo energético.


También puede interesarte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario